La marca de ciudad

La marca de una ciudad nace de escuchar las necesidades y los retos pendientes de la sociedad que coinciden con el Gobierno y la Corporación municipal. 

El city branding es afectivo y efectivo. Una buena marca de ciudad es global, abierta, relacional, transparente y vigorosa. Moviliza las mentes y las actitudes a favor de los valores cívicos y hace cómplices a los ciudadanos.

La marca acompaña al escudo de la ciudad que es la tradición.  Renueva los nuevos retos y demandas de la sociedad. Ofrece liderazgo al Gobierno local. Ordena prioridades comunicativas que hacen más visible y reputada a la ciudad.

Anuncios

El city branding de Oporto es más que un logotipo

La campaña de city branding ¿Cuál es tu Oporto? reflejada en una calle de Oporto.

Las ciudades con más identidad visual se posicionan mejor ante sus competidoras. Hay ciudades con marca, branding, y ciudades con reputación por historia, patrimonio, idiosincrasia, clima, servicios… que no acaban de despegar por falta de proyección de sus atributos y tienen menor visibilidad.

El proyecto. La idea es que cada residente o visitante tiene su propio Oporto particular, plural y global. Oporto genera un vínculo de pertenencia fundamental para el desarrollo de la marca de ciudad. Cada persona encuentra en la ciudad su propio Oporto. El equipo de diseño de Eduardo Aires White conjugó los distintos conceptos de la ciudad y los llevó a la seña de identidad de los azulejos representando los iconos para que cada cada ciudadano se sientiera representado en la nueva identidad de Oporto.

Ante la gran pregunta: ¿Cuál es tu Oporto? nació un place branding que describe el interminable número de respuestas. Mostrar todas las ciudades que existen en un mismo territorio es lo que se disfruta en este magnífico trabajo de diseño de marca para generar más visibilidad y atracción a Oporto. El branding de Oporto es mucho más que un logotipo aislado. Cuenta con la bella complejidad de 60 iconos geométricos inspirados en sus azulejos representando vida, historias y personalidad.

Barcelona 92 o el city branding perfecto

city-branding-JJ.OO-Barcelona

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 han sido, a juicio de los expertos, la mejor y más eficaz estrategia de city branding llevada a cabo en España hasta el momento. A 25 años de su celebración, repasamos los hitos más importantes de este acontecimiento que marcó un antes y un después en la historia de la comunicación y los eventos, gracias al talento de profesionales como Luis Bassat y el equipo de Ovideo-Bassat-Sport.

Una olimpiada convierte al anfitrión en el centro del mundo. Como explica Emilio Fernández Peña en su libro “Juegos Olímpicos, televisión y redes sociales”, estos macro-acontecimientos deportivos “son un elemento importante del city branding, es decir, del “proceso de construir una imagen internacional positiva de la ciudad que alimente, además, sus sectores productivos ligados al ocio, los congresos y las tecnologías de la información y la comunicación”.

El de los JJ.OO. de Barcelona es un caso de éxito, no solo por la brillante organización sino también por rentabilización posterior. Tanto para Barcelona, en concreto, como para la marca España. De hecho, se estudia en las escuelas de marketing y de negocios como un ejemplo perfecto de marketing de ciudades. El boom turístico del que ahora se queja la capital catalana, así como su elección como sede del Mobile Word Congress y de centros formativos o multinacionales son el fruto de la eficaz maquinaria de branding, mercadotecnia y comunicación puesta en marcha hace ahora 25 años.

Fuente: ipmark.com

 

Las ciudades innovadoras, preparadas y abiertas son las que tienen mayor proyección

La marca Think London te dice lo que debes hacer: posicionar la marca en tu mente.

La marca Think London te dice lo que debes hacer: posicionar la marca en tu mente.

La consultora PwC ha realizado un estudio sobre las “Ciudades con mayor proyección de futuro” elige 30 ciudades consideradas como urbes con una proyección de futuro. Lo verdaderamente importante no es tanto cuáles son estas ciudades sino los tres atributos que las hacen líderes para encarar con garantías el futuro. A saber:

  • La ciudad debe ser inteligente e innovadoras que se valora atendiendo el porcentaje de población con estudios superiores, el número de bibliotecas públicas o la facilidad para emprender proyectos empresariales.
  • Las urbes que están tecnológicamente preparadas, que cuentan con infraestructuras como calidad de banda ancha, internet en los colegios, participan de la economía digital, …
  • Y las ciudades que mejor están conectadas, las abiertas al mundo desde un punto de vista comercial, cultural y social (número de habitaciones de hotel, cuántos aeropuertos y su flujo de pasajeros y turistas internacionales o la cantidad de reuniones internacionales que se celebran).

Con potencial económico, pero sin descuidar los aspectos sociales. Así son las ciudades con mayor proyección de futuro del mundo, según el informe Cities of Opportunity 2016, que cada dos años elabora PwC. El estudio analiza treinta grandes urbes de todo el mundo -a partir de 67 variables agrupadas en diez grandes indicadores-, consideradas buenos ejemplos de cómo debe ser una ciudad moderna y atractiva.

El estudio refleja que el equilibrio entre lo económico y lo social es clave para el éxito de las ciudades. La calidad de vida, el cuidado de los mayores o el acceso a la vivienda, entre otros, son también aspectos muy a tener en cuenta junto con los más estrictamente financieros y de negocio.

Estas tres claves son importantes para que un gobierno local sepa donde invertir su presupuesto y, si en el pasado, han hecho bien el desarrollo de las infraestructuras.

Londres se presenta, según PwC, como la ciudad que mejor cumple estas características. Otras: 2º Singapur, 3º Toronto, 4º París, 5º Amsterdam, 6º Nueva York, 7º Estocolmo y 8º San Francisco. Madrid se mantiene en la posición 16 y destaca por su conectividad global, que la convierte en una puerta de acceso global y por su red de transportes e infraestructuras.

Smart cities: no es sobre tecnología, es sobre personas

Carlo F. Ratti es un arquitecto, ingeniero, inventor, maestro y activista italiano, que da clases en el Massachusetts Institute of Technology, USA, donde dirige el MIT Senseable City Lab.

Carlo F. Ratti es un arquitecto, ingeniero, inventor, maestro y activista italiano, que da clases en el Massachusetts Institute of Technology, USA, donde dirige el MIT Senseable City Lab.

Las smart cities es el futuro. Uno de los que más pueden contarnos de ciudades inteligentes es Carlo Ratti, director del SENSEable City Lab del MIT y uno de los arquitectos más cotizados del mundo, no solo por sus diseños, sino sobre todo por vincular tecnología y sostenibilidad al entorno urbano.

En nuestras ciudades, los edificios, las casas, los semáforos, todo nos está hablando. Nos hallamos en un momento con un gran potencial de desarrollo. Ratti deja unos valiosos apuntes para entender el cambio en el que estamos involucrados camino de lograr una ciudad sensible o inteligente:

  • Participación pública 2.0: Lo ideal es conseguir la participación ciudadana para reparar y mejorar la ciudad cuando hay un problema.
  • Sensores humanos. Cada llamada de teléfono crea una conexión entre dos espacios, es lo que podría denominarse “la red humana”. Si pudiéramos utilizar toda esa información para conocer mejor el espacio, podríamos construir casi el mapa geográfico de un país a partir de las comunicaciones que se establecen.Imaginen que pudieran saber en tiempo real qué sucede a su alrededor: temperatura, disponibilidad de taxis, si llueve o no (suele costar encontrar un taxi cuando llueve, pero llueve por zonas…); flujos globales: gente que sale de la ciudad, que entra… Con toda esta información en tiempo real se podrían mejorar mucho los servicios.
  • Una ciudad donde todo habla. El SENSEable City Lab realizó un estudio en Seattle para ver qué sucedía con los residuos que los ciudadanos tiraban a la basura. Se etiquetaron con sensores 3.000 objetos (zapatillas, ordenadores, teléfonos, todo tipo de cosas) para seguir su recorrido. Descubrimos, por ejemplo, que los componentes de teléfonos van a muchas partes, no dejan de moverse, incluso durante meses. Hay materiales que viajan innecesariamente miles de kilómetros. Si se analizara toda esa información, se podría mejorar mucho la trazabilidad de los residuos.
  • I-Mobility. En breve habrá coches a la venta que conduzcan solos, no se necesitarán semáforos en las calles, porque los automóviles serán capaces de transitar sin parar. La movilidad es otro de los ámbitos con muchas posibilidades de desarrollo.
  • El fin de las disciplinas. Antes todo el conocimiento se clasificaba en disciplinas. Ahora no es así, todo está conectado. Hoy en día los artículos y ensayos más importantes están escritos por varios autores expertos en diferentes materias.
  • Nuevas energías. Es fundamental conectar mejor la energía con las personas, con las regiones. Por ejemplo, en la costa Este de Estados Unidos, durante el invierno, se utiliza muchísimo la calefacción y ello suele provocar una subida del petróleo en todo el mundo. Una vez más, todo está relacionado.
  • Nuevas universidades. Está emergiendo una nueva forma de distribuir el conocimiento. Por ejemplo, el MIT y otras entidades están creando cursos online de gran calidad. No todo es presencial. Y la tendencia va en esta línea…
  • Espacios públicos sensibles. La ciudad física se convertirá en un multisensor de información.
  • Las fábricas vuelven a las ciudades sin tener forma de fábricas. Es lo que ha dado en llamarse la tercera revolución industrial.
  • Nuevas formas de trabajar. Los dispositivos móviles están generando un nuevo modo de trabajar. Ahora nuestra oficina puede estar en un autobús, en un café, en un vestíbulo. Por eso hay que cambiar nuestros edificios y adaptarlos a las nuevas necesidades de las personas.

Todo está conectado entre sí porque los objetos “hablan”, pero el centro continúa siendo, sin embargo, el ser humano. It’s not about technology, it’s about people.
Fuente: Alicia Díaz

Comunicar desde la MARCA de ciudad

El presente y el futuro de las ciudades pasa por comunicar desde sus respectivas marcas. Las ciudades deben comunicar afectividad para ser efectivas. Comunicar los tangibles es lo que se viene haciendo desde tiempos inmemoriales, lo novedoso es conseguir comunicar los intangibles. La clave del éxito para las ciudades (que somos todos) se basa en impulsar los valores de la convivencia que aportan bien común, desarrollo económico y social y mejora la calidad de vida de los ciudadanos.

Extraigo esta conclusión desde mi experiencia en la comunicación municipal durante 16 años. Siempre tuve claro que la creación e impulso de una marca de ciudad era la mejor comunicación externa e interna porque ahorra costes, reduce la fuga de esfuerzos y genera unidad de acción.

Empecé como Dircom y me convertí en un brandmanager sin saberlo, porque la marca es la mejor fórmula para la conexión integral, permanente y económicamente viable con los ciudadanos. Una marca consensuada (por todos) y muy relacional ofrece credibilidad y genera confianza.

El branding para las ciudades tiene un efecto inmediato: aumenta la autoestima (intangible) y hace crecer el valor de los tangibles (precio de suelo para viviendas, empresa, industria, provoca mejoras turísticas, nuevas infraestructuras…..). Por consiguiente, es una línea de trabajo comunicativo efectivo a medio plazo que promueve la mejor imagen de la ciudad, que, en muchas ocasiones, ha estado oculta por gestiones cegatas durante décadas.

Francisco Bernal

La ciudad como eje de la comunicación

Cada día es más usual  que las agencias creativas generen promociones de productos, servicios, empresas, instituciones e incluso de personas en las plazas y calles de las ciudades. Es lo que se ha denominado “street marketing“. Aquí os dejo una muestra http://youtube.googleapis.com/v/316AzLYfAzw%26autoplay%3d1%26rel%3d0

Disfruten de ella y piensen que las ciudades son el eje de nuestras vidas y, por tanto, de todo lo que tenga que ver con el branding, marketing, comunicación, …